30 ene. 2013

Los sexos de Mabel, de Jesús García Sevilla, en Ediciones Irreverentes

Mabel es una mujer joven, atractiva e independiente, dedicada a la investigación genética, que sufre con los sucesos vitales del pasado —especialmente una compleja relación con la madre, un ser posesivo que la atenaza entre miedos y obsesiones— y del presente, que pueden precipitarla a su autodestrucción.
Disfruta de una marcada libertad sexual sin ataduras, pero tendrá como único punto de apoyo en su caída al hombre que acepta ser su pareja en condición de siervo.
Mabel salió desde su ciudad natal, Bilbao, para desarrollar en Ginebra su carrera profesional. Blas dejó La Puebla de Montalbán para ser camarero en un aeropuerto suizo, lo que cambiaría sus destinos. Pero su relación tiene una tercera persona, Christelle, la psiquiatra, con quien Mabel mantiene una relación lésbica. Cuando Christelle comienza a tratarla no sólo como amante, sino también como paciente, el mundo de Mabel entrará en una vorágine. MÁS INFORMACIÓN

La cicatriz de Marilyn, artículo de Pedro Antonio Curto

Un día fotografiaron a una tal Norma Jean en la fábrica que trabajaba durante la Segunda Guerra Mundial para una publicación propagandística. Sería el principio de miles de fotografías, de la elevación de una chica de la clase trabajadora para a la gloria del deseo, el glamour y el sueño americano. Era el nacimiento de un mito, de un 'pin-up' del impero, Marilyn Monroe.
En unas de sus últimas fotografías desnuda vemos a una Marilyn entrada en la madurez; la piel traslúcida se empieza a oscurecer; al lado de sus ojos aparecen las primeras arrugas; las facciones ya no son tan leves y su sonrisa está acompañada de marcas, pero sobre todo aparece una cicatriz. Son 15 centímetros en el lado derecho de su vientre; parece otro sexo aunque horizontal, que hubiese devenido cerrado y virgen, una sonrisa herida, un sexo muerto; un aviso de la oscuridad total que vendría unos meses después.
Son las fotografías realizadas por el prestigioso fotógrafo Bert Stern, que acaban de ser publicadas en España y que éste realizó en para la revista 'Vogue'. Muchas de ellas serían censuradas por la propia publicación, porque incluían desnudos, cosa que la actriz no había realizado desde que apareció en un celebre calendario. SEGUIR LEYENDO

Acerca del matrimonio de Paulette, de los Vizcondes de Saint Luc, en Ediciones Irreverentes

Estamos ante una de las más importantes novelas eróticas de todos los tiempos. Acerca del matrimonio de Paulette o Una buena pareja modernista es casi una obligación in-moral. Nuestra Paulette deja en mantillas a clásicos de la pornografía como los Diálogos de Aretino, Las memorias de una cantante alemana de Wilhelmine Schroeder Devrient, o Gamiani de Alfred de Musset.
Ni siquiera el marqués de Sade o Leopold Sacher- Masoch se atrevieron a tanto. Nada tan guarro irreverente y trasgresor como Paulette. Catálogo de perversiones, Paulette está abierta a todo siempre que ser trate de carne humana.
Es sin duda una cumbre del erotismo, una novela destinada a excitar la carne y provocar los pensamientos más impuros. MÁS INFORMACIÓN

La séptima noche, de Alina Reyes, en Tusquets

Es medianoche. Una atractiva mujer entra en un hotel discreto y pide por una habitación donde alguien le espera. Está nerviosa: sólo ha visto una vez al hombre que la ha citado, y eso ocurrió hace ya dieciocho meses. Su deseo aumenta cuando él abre la puerta de la habitación en penumbra y, en vez de acercarse a ella, parece rehuirla. Minutos después, el hombre le recuerda que, tal como han pactado, esa primera noche no podrán tocarse, lo que lleva a la mujer casi a la desesperación... Se convierten así en «dos cometas ardientes, lanzados a vertiginosa velocidad, que se encontrarán el uno con el otro, aunque desde tierra parecen inmóviles, y procuran desviar ligeramente su trayectoria para retrasar el éxtasis de su desintegración recíproca».
MÁS INFORMACIÓN

Quiero que me quieras, de Paloma del Palacio, en Ediciones Irreverentes

Todos queremos que nos quieran y queremos querer, pero ¿cómo? Cada individuo inventa, en base a sus experiencias, una estrategia social, una forma de relacionarse, una manera de entender su cuerpo, las relacionessexuales, el amor, o la amistad. Piel por piel, pecados del corazón que nos atraen y nos empujan; pedazos desgarrados de nuestra alma que, a veces, enterramos en nuestro lado oscuro. Sin embargo resistimos, a pesar del silencio y de las heridas. La protagonista de Quiero que me quieras, Estrella, descubre siendo adolescente una gran pasión que transforma su mundo. Como mujer asume su cuerpo, su identidad sexual la moldea a partir de una pregunta: ¿por qué no? Es hija y le duele, es madre con todas sus consecuencias, es amiga para lo que sea y sobre todo amante.
Clubes liberales, de intercambios, noches de sexo sin amor. Un Madrid promiscuo. Quiero que me quieras es una novela en la que caben casi todas las formas de sexualidad; la heterosexualidad, la homosexualidad, el trío, el grupo, el voyeurismo, el masoquismo, los clubes de intercambio. MÁS INFORMACIÓN

Cincuenta sombras liberadas, de E.L.James, en Grijalbo

Cuando la inexperta estudiante Anastasia Steele conoció al joven, seductor y exitoso empresario Christian Grey, nació entre ellos una sensual relación que cambió sus vidas para siempre.Sin embargo, desconcertada y llevada al límite por las peculiares prácticas eróticas de Christian, la joven lucha por conseguir un mayor compromiso por parte de Grey. Y Christian accede con tal de no perderla.
Ahora, Ana y Christian lo tienen todo: amor, pasión, intimidad, bienestar y un mundo de infinitas posibilidades. Pero cuando parece que la fuerza de su relación puede superar cualquier obstáculo, la fatalidad, el rencor y el destino se conjuran para hacer realidad los peores temores de Ana.
MÁS INFORMACIÓN

Jazmín siginifca amor voluptuoso, de Andrés Fornells, en Ediciones Irreverentes

En Jazmín significa amor voluptuoso nos encontramos a dos hermanas, bellas, llenas de vitalidad, incitantes, poseedoras de dos caracteres muy distintos. Una de ellas es apasionada, extrovertida, y mantiene dos relaciones sentimentales al mismo tiempo: con un hombre maduro y su hijo. La otra es seria, cerebral y rehúye convertirse en el objeto sexual de ningún hombre, hasta que la seducción se cruza en su camino. Sus travesuras adolescentes son el hilo conductor de esta gran novela erótica en la que el placer llega por lo cuidado del lenguaje y de las situaciones, por la exposición meditada de la belleza y la sensualidad que las dos chicas esparcen a su alrededor.
El lector siente a través de la narración como sus manos despegan con cuidado la ropa interior de la piel femenina...

Justine o los infortunios de la virtud, del Marqués de Sade, en Tusquets

Epertos en Sade como Maurice Heine en 1930 y Jean-Jacques Pauvert en 1986 aseguran que es verosímil, aunque no seguro, que terminara de escribir el primer borrador de Justine o Los infortunios de la virtud
hacia finales de 1788. Entre esta versión y la que se imprimió en 1791 (esto sí, en cambio, se sabe con seguridad gracias a una carta del propio Sade a su mujer) hay diferencias notables, entre otras la de extensión. Es probable que Sade perdiera de vista los manuscritos que fueron encontrados en su celda después del 4 de julio de 1789, cuando fue liberado de la bastilla al triunfar la Revolución. Esto induce a pensar que él había entregado ya clandestinamente a su mujer el manuscrito de Justine durante una de sus visitas, como todos los demás manuscritos escritos en prisión, que, gracias a este sistema, han llegado hasta nosotros. Ahora bien, en mayo de 1790, Madame de Sade decide separarse legalmente de su marido reteniendo todos sus papeles. Tan sólo a finales de ese año llegan a un acuerdo de divorcio mediante el cual se presume que Sade recupera, entre otras cosas, sus manuscritos. De modo que es lícito deducir que Sade habrá redactado la versión definitiva de 1791, o bien entre enero y junio de 1789, o bien entre la primavera de 1790 y la de 1791. MÁS INFORMACIÓN

Putas de fin de siglo, de Miguel Angel de Rus, en Ediciones Irreverentes

Putas de fin de siglo me ha parecido espléndido, es un libro que se lee con frenesí, afirmó Luis García Berlanga al publicarse la primera edición de esta obra. Sobre este catálogo de las modernas putas afirmó El Mundo, «Miguel Ángel de Rus ha bebido del clasicismo satírico de Juvenal y Quevedo». Queda claro el enfoque de este libro: tratar de nuestras putas, de los vicios de la sociedad, del erotismo de pago, y de cuántas formas de vender el cuerpo y el alma hay, pero desde un punto de vista satírico. Así definía este libro la revista para hombres DT: «Sexy y caliente».
Muchas cosas unen a la bailarina de tugurio, a la niña de agarro, a las dominicanas del polígono industrial, a la puta telemática, a la postmoderna, a la supuesta modelo... MÁS INFORMACIÓN

La mujer y la serpiente, artículo de Pedro Antonio Curto

Desde que la Biblia colocase a la mujer y la serpiente en torno a la manzana tentadora y como causante de la pérdida del paraíso, el imaginario masculino ha ido construyendo prototipos de esa mujer maldita dueña de una seducción ante la que el hombre es una mera víctima. La 'femme fatale', la vampiresa, la lolita, la ninfómana y, por supuesto, las diversas formas relacionadas con la prostitución, se han convertido en esa parte de la mujer que suscita tanto rechazo como atracción. En una reciente entrevista de EL COMERCIO, el hombre que fue acusado por su cuñada de 15 años de violarla y dejarla embarazada, al tiempo que esgrimía una resolución por la que no se probó la violación, trataba de justificarse por la relación y, aun asumiendo parte de la culpa, no dudaba en colocar a la adolescente como perteneciente a esa casta de mujeres malditas. Así, a la pregunta de «¿cómo cree que crecerá?», él respondía: «Uff... Es una serpiente. Acabará en un prostíbulo». SEGUIR LEYENDO

El mentalista, de Álvaro Díaz Escobedo, en Ediciones Irreverentes

El mentalista es una novela erótica para paladares selectos, de aquella novelas que transcurrían en cruceros con hombres misteriosos, lujo y grandes pasiones, pero escrita al modo actual y con la moral actual, por lo cual el protagonista tiene que dividir sus placeres sexuales entre una madre, una hija y una tercera mujer, que a su vez es seducida por otra mujer, y ha de reservar algún tiempo para satisfacer a un muchacho afeminado y de sexualidad confusa, atormentada y escondida. La novela arranca en el momento en que un hombre poderoso contrata los servicios de un mentalista que trabaja ofreciendo su espectáculo en un crucero de lujo, para que seduzca a su esposa. A partir de ahí se desencadenan enredos que tienen como centro el cuerpo deseable del mentalista, un hombre extraño, solitario y codiciado sexualmente por demasiada gente. La gran habilidad en el dominio del lenguaje de Álvaro Díaz Escobedo facilita que más que mostrar se intuya y que El mentalista sea un juego de seducciones para imaginaciones calenturientas. Por su calidad literaria y su caliente temperatura pasional, El mentalista ha resultado ganadora del primer Premio Incontinentes de Novela Erótica.
MÁS INFORMACIÓN

Emmanuelle, de Emmanuelle Arsan, en Tusquets

Hacer el amor a todas horas, de día o de noche, en cualquier circunstancia, con quien sea, ya sea él o ella, o ellos y ellas, con cualquiera que se lo pida y que a ella le guste, ésta es la ley a la que obedece Emmanuelle en el momento en que, a los veinte años, llega a Bangkok para reunirse con su marido ingeniero.
Así, en el marco exótico de una sociedad neocolonial, europea, restringida y refinada, la joven descubre las reglas profundas del amor, la gloria del placer sexual gracias al propio cuerpo, y va al encuentro de una filosofía «natural» y optimista, que Dionisios, en la Grecia antigua, había preconizado ya con tanta valentía.
De la mano de un «maestro» en las artes amatorias, el italiano Mario, Emmanuelle irá limando sus reticencias para alcanzar al fin un universo de amor total, la «Erosfera», a la que conduce la práctica de una sexualidad profundamente consciente y liberada de todo tabú. MÁS INFORMACIÓN

Victoria y el fumador, de Alberto Castellón, en Ediciones Irreverentes

Agustín busca desesperado a Victoria entre las galerías del mercado de Atarazanas. Allí fue donde el sábado se topó con ella tras casi un año de ausencia.
Victoria es el punto de partida de la historia, un año y medio atrás, cuando ella -fantástica Venus en el atrio de una iglesia con cuerpo de página derecha de revista pornográfica- se cruza con él por la Alameda. Él no puede dormir junto a su esposa pensando en ella, en la modelo fotografiada desnuda, lasciva e incitante junto al castillo de Gibralfaro. Agustín busca entre sus revistas pornográficas hasta que encuentra las fotografías de Victoria y su vida explota por la obsesión de volver a encontrase con ella. La vida conyugal se resiente por las escapadas nocturnas de Agustín buscando a Victoria y porque ha sustituido el coito con su mujer por una vida sexual paralela con la revista pornográfica. Agustín es un Ulises que no busca su Itaca, sino a Victoria. MÁS INFORMACIÓN

De las lágrimas a la estética de Eros, artículo de Pedro Antonio Curto

Una mujer japonesa con una mascarilla cubriéndole la boca contempla con curiosidad las pinturas, fotografías, esculturas y videos que se muestran en el Museo Thyssen dentro de la exposición 'Lágrimas de Eros'. Aunque supongo sería como medida preventiva ante la famosa gripe, no deja de ser una curiosa metáfora de cómo observa la sociedad todo lo relacionado con el erotismo: con el mismo temor que deslumbramiento.
Ésta exposición toma el título de un libro de George Bataille, un escritor y filosofo francés que escrutó las pulsiones de eros con un ojo clínico y frío por un lado, con una erudición tan pasional como transgresora por el otro. La muestra no se centra en una ilustración de la obra del autor, sino que realiza un viaje a través de los principales iconos de su cosmovisión sobre el erotismo: la ambivalente relación entre eros y tanatos, la voluptuosidad como una parte esencial de la sexualidad del hombre alejada de la animalidad y lo sagrado como una de las formas que representan nuestras pulsiones sexuales. En ese camino la exposición se inicia con Venus para luego ir a una Eva y su serpiente, que atraviesa épocas y formatos. Así de las pinturas pasamos a la actriz Natassja Kinski...

Cuando fuimos agua, de Antonio López del Moral, en Ediciones Irreverentes

Cuando Fuimos Agua es un paseo por el lado oscuro del amor, un descenso a los infiernos del deseo y el vacío. En esta, su tercera novela, López del Moral juega con el recuerdo y la distancia, con la desesperación y el peso insoportable de la nada, para componer un manifiesto sobre la sensualidad como motor de los sentimientos más intensos. André Gide o Paul Valéry ya advirtieron que lo más profundo es la piel, y sobre este axioma defiende López del Moral su tesis, una vuelta de tuerca a los viejos temas del sexo, la muerte y la locura, un fresco de carácter marcadamente erótico, unido por un hilo conductor que lleva al sorprendente desenlace sin que uno sepa cómo ha llegado allí. Cuando Fuimos Agua es una historia decididamente urbana y directa, en la que la riqueza del lenguaje y la originalidad de los constantes cambios del punto de vista del narrador proporcionan una sorpresa tras otra, y dejan al lector con la misma sensación de vacío y muerte que se experimenta tras el placer. MÁS INFORMACIÓN

El ama. Memorias de Françoise MaÎtresse, de Annick Foucault, en Tousquets

Sadomasoquismo. Nunca hasta ahora habíamos encontrado —y difícilmente lo hagamos en el futuro— un testimonio actual tan turbador y conmovedor a la vez como estas memorias de un ama célebre.
Annick Foucault no es otra que la propia Françoise Maîtresse, nombre bajo el cual se ha dado a conocer no sólo en París, donde ejerce, sino también en los ambientes «especializados» de toda Europa e incluso Estados Unidos. Dominadora en sus múltiples servicios, domina con igual destreza los servicios mediáticos, ya que emplea el Minitel para establecer sus contactos y el ordenador para sus encuentros con quienes exponen en vídeo sus propias particulares apetencias. MÁS INFORMACIÓN

Los viajes de Eros, de Pedro Antonio Curto, en Ediciones Irreverentes

Los trece relatos de este libro son pequeños viajes transgresores que caminan por la piel y se trasladan a través de los sentidos. En ellos se encuentran vivencias sexuales como crisoles por los que deambulan personajes que pueden en algún caso parecer extraños, pero no es difícil encontrar en ellos algo de nosotros mismos. Más que del hedonismo, son hijos de la búsqueda, de esos deseos que son incapaces de casarse con nadie, pues ante todo, son libres. Es un erotismo que se adentra en nuestros campos oscuros y trata de iluminarlos, un profundizar en nuestro cuerpo y nuestro ser, en sus pasiones, para así poder conocernos y conocer al otro un poco mejor.
En las páginas de Los viajes de eros, Pedro Antonio Curto nos muestra con su abitual mestría y un erotismo palpitante la cortina rasgada de una cueva intima donde ver los rostros enigmáticos y a la vez conocidos, del placer y el dolor. MÁS INFORMACIÓN

Cincuenta sombras más oscuras, de E.L.James, en Grijalbo

El segundo volumen de la trilogía erótica más de moda en la actualidad.
Intimidada por las peculiares prácticas eróticas y los oscuros secretos del atractivo y atormentado empresario Christian Grey, Anastasia Steele decide romper con él y embarcarse en una nueva carrera profesional en una editorial de Seattle
Pero el deseo por Christian todavía domina cada uno de sus pensamientos, y cuando finalmente él le propone retomar su aventura, Ana no puede resistirse. Reanudan entonces su tórrida y sensual relación, pero mientras Christian lucha contra sus propios demonios del pasado, Ana debe enfrentarse a la ira y la envidia de las mujeres que la precedieron, y tomar la decisión más importante de su vida. MÁS INFORMACIÓN

Esencia de mujer, de Álvaro Díaz Escobedo, en Ediciones Irreverentes

Esencia de mujer, el libro de relatos de Álvaro Díaz Escobedo, es una obra erótica que sumergirá al lector en trece excitantes situaciones, desde el clásico encuentro erótico con una mujer en el tren (que Díaz Escobedo resuelve con una sorprendente pirueta final), hasta la insospechada escaramuza erótica de un bailarín con un hombre casado, pasando por pasiones volcánicas, maridos y mujeres dispuestos a correr el peligro de que su pareja se acueste con otra persona, la virginidad más salvaje o el placer sexual que puede encontrarse en situaciones tan comunes como un masaje, acompañar a una mujer ciega a su casa o el sabor de los dulces y los amores en una pastelería de un pueblo.
Hay un erotismo en lo cotidiano, sólo es necesario mirar a nuestro alrededor con ojos nuevos. (O a nuestra vecina) MÁS INFORMACIÓN

El coño de Irene, de Louis Aragon, en Tusquets

Tanto El coño de Irene como El instante se cuentan entre los escasos fragmentos conservados de una extensa novela, La Défense de l´infini, que Aragon comenzó a escribir en 1923 y que destruyó en 1927, después de recibir la censura de sus amigos del grupo surrealista. Las aventuras de Don Juan Lapolla Tiesa, por su parte, constituye el esbozo de una nueva novela inspirada en la lectura de Las once mil vergas, de Guillaume Apollinaire.
Los tres textos, pertenecientes al mejor momento de la etapa surrealista de Aragon, revelan, cada uno a su manera, una intensa vivencia del erotismo, que se plasma en la creación de insólitas situaciones y de un lenguaje absolutamente renovador. De El coño de Irene en particular, publicado por primera vez clandestinamente en 1928, Albert Camus dijo que se trataba del más hermoso de los libros relacionados con el erotismo. En él, Aragon pasea su mirada indiscreta por un sórdido burdel de provincias, para centrarla a continuación en el personaje de Irene, una joven devoradora de hombres que impone a cuantos la rodean la ley de su deseo. MÁS INFORMACIÓN

Dafnis y Cloe, de Longo de Lesbos, en Ediciones Irreverentes

Dafnis y Cloe, de Longo de Lesbos, es la primera novela bucólica y la más vehemente y voluptuosa,la más refinada y seductora obra de este género novelesco de idilios campestres.
Destaca la importancia de esta novela Juan Valera, el gran escritor decimonónico, autor de la presente traducción, “Tengo a DAFNIS Y CLOE por una de las obras que no envejecerán nunca. Pertenece el libro de Longo al género que ahora se cultiva con el nombre de naturalista; es una novela bucólica, rebosante de una verdad y de una pasión admirables. La verosimilitud que hoy se exige y se discute no mortificaba tanto á los griegos; ellos sólo pedían arte. Podían hacer intervenir en sus obras a las Ninfas, al Amor, a Pan y a todos los dioses de su Olimpo.” MÁS INFORMACIÓN

50 sombras de grey, de E.L.James, en Grijalbo

La romántica, sensual, erótica y totalmente adictiva historia de la apasionada relación entre una estudiante universitaria y un joven multimillonario.
Cuando la estudiante de Literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarle, pero pronto comprende cuánto le desea. Cuando la pareja por fin inicia una apasionada relación, Ana se sorprende por las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos.
Uno de los mayores fenómenos del erotismo y la pornografía a nivel internacional en los últimos años. MÁS INFORMACIÓN

Gamiani, dos noches de pasión, de Alfred de Musset, en Ediciones Irreverentes

Ediciones Irreverentes presenta en su colección Incontinentes una nueva traducción de Gamiani, dos noches de pasión, de Alfred de Musset, considerada como "obra de un pornógrafo talentos"”, admirada como "obra maestra de la literatura erótica". Incluso se dijo en su tiempo que "sobrepasa la monstruosidad del Marqués de Sade en paroxismo erótico". Alfred de Musset logra en Gamiani la unión de contrarios: Eros, Lesbos, Safo, Tánatos, en una mezcla salvaje de erotismo y destrucción. La fuerte sensualidad de la obra tiene mucho que ver con los poemas eróticos de Alfred de Musset, -entre lo más elevado de la literatura libertina del siglo XIX- e incita al lector a pasar la página con avidez, buscando una nueva perversión sexual, mayor aún que las anteriores. ¿Hasta dónde pueden llegar los excesos entre un hombre y dos mujeres en dos noches de desenfreno?
El presunto exhibicionismo de Alfred de Musset llega a sus más claras muestras en “Gamiani”, cuando el amante contempla extasiado a su amada entregándose a otra mujer, sobrepasando cualquier límite aceptable por una conciencia burguesa. MÁS INFORMACIÓN

Cuentos eróticos de verano, antología, en Tusquets Editores

Aprieta el calor, sobra la ropa, ya se vislumbra la isla paradisiaca desde la ventana del avión, se alarga la siesta, la jungla espera, el cámping nudista empieza a llenarse, no hay colapsos en Internet ni colas en los cines... Todo se confabula para propiciar la aventura erótica del verano.
A qué audacias nocturnas puede entregarse una turista en una ciudad donde nadie la conoce? Cuando uno no es policía, ¿qué usos puede darle a unas esposas? Donde hay dos, ¿falta un tercero? ¿Por qué es tan excitantemente peligroso que su cumplan los más inconfesables deseos? ¿Es posible sentir un frío mortal en plena canícula? Entomólogos que persiguen no precisamente insectos, nudistas obsesionados con la ropa, arquitectos perdidos en la selva en busca de la suprema excitación, coleccionistas de ombligos..., todos los protagonistas de estos dieciséis cuentos sucumben al hechizo de ese Eros que anda suelto en verano. MÁS INFORMACIÓN

Las hazañas de un joven don Juan, de Apollinaire, en Ediciones Irreverentes

Las hazañas de un joven don Juan, de Apollinaire, editada por Ediciones Irreverentes, es una de las obras en las que el erotismo y la ironía se unen con más asombrosos resultados. Maligno, lúbrico, casi demoniaco, Apollinaire juega con los instintos del lector, calienta su imaginación y le hace dudar si en verdad es erotismo lo que se le ofrece o es un infame juego de espejos deformantes que pretende mostrar al lector desprevenido sus más ocultas perversiones.
Apollinaire nos cuenta la historia de Roger, el hijo de un matrimonio de la alta burguesía francesa, que se marcha de vacaciones a su castillo en el campo, con su madre, su tía y dos de sus hermanas; fornicará -salvo con su madre- con todas las mujeres de su familia y con casi todas las del servicio. Por delante, por detrás, por arriba y por abajo. “Las hazañas de un joven don Juan” es un pequeño catálogo de perversiones y pecados; incluso viola el secreto de confesión al escuchar las revelaciones íntimas que todas las mujeres del castillo hacen al cura, incluyendo la confesión de las perversiones sexuales de su padre, que le complacen extremadamente. Hay sodomía, felaciones, homosexualidad entre mujeres, estupro, incesto, lamidas de ano, olores de excrementos que le excitan... Es todo un inventario de depravaciones. MÁS INFORMACIÓN